Notas de Prensa

Horst y la fábrica de juguetes

Diciembre 2013
EL TIEMPO
María Alexandra Cabrera

En medio de fábricas que vomitan humo y el murmullo de máquinas que chillan, un caballito de madera pegado al techo de una casa de ladrillo permanece incólume. Solitario, sostiene sobre sus patas blancas un letrero deslucido que anuncia la llegada a Juguetes Damme. En el almacén, en la zona industrial de La Floresta, solo está una muchacha detrás de una caja registradora. Indiferente, levanta la cabeza cuando el pito agudo de la puerta anuncia mi llegada. Camiones, aviones, trenes, neveras, estufas y lavaplatos están ubicados sobre largas repisas. En el piso hay coches y cunas de muñecas, balancines y caballos.

Vestida con un frágil delantal amarillo aparece Yolanda Pedraza, quien desde hace 40 años es la compañera de Horst Damme. Sacude las manos y gira los dedos para indicarme que siga a su casa, situada detrás del almacén. Un corredor de baldosas color crema conduce a una sala comedor adornada con un pesado sofá amarillo, un reloj de cucú, unos diez platos colgados en la pared y una mesa de madera. Damme espera en una silla del comedor. La espalda está encorvada. Las manos largas y pecosas tocan la mesa…

Diciembre 2013
EL TIEMPO
Autor: María Alexandra Cabrera

Ver Nota